ESTE PRESENTE AÚN NO TIENE FUTURO…

Publicado: agosto 31, 2011 en EDICIÓN DIARIA DE INVENTIVA SOCIAL

JUNTO A LA VENTANA*

A Eduardo Francisco, que también miraba

Estaba junto a la ventana del bar, tomando café con un amigo, cuando de
pronto, en medio de la charla, surgió el tema del futuro, que es, hoy por
hoy, un tema del que nadie dice mucho.
Por otra parte, nadie da fe de lo que escucha cuando se trata el tema. Es
como si la cuestión de la que se habla derivara en bueyes perdidos o en
imaginerías sujetas con piolín.
Más: acerca del futuro, los jóvenes creen estar escuchando frases de clisé,
y no es extraño que bostecen, se distraigan, o sientan otra vez que se está
abusando de sus años.
Y tienen razón, porque el futuro ya pasó, o está terminando de pasar. Aquel
pasado de entreguerra, y de la larga guerra fría, tenía un futuro, por
cierto, que ya se concretó.
Hace 50 años, recuerdo, el futuro eran los robots, la computadora, los
viajes al espacio, y una tecnología que iba a hacer posible que cada hombre
trabajara sólo unas pocas horas al día.
Eso se decía, se escuchaba. Y la gente que podía ahorraba pensando en su
futuro, aunque fueran monedas o sueños, porque había que estar preparado
para esos tiempos anunciados.
Pero este presente aún no tiene futuro; hay que crearlo o no, aunque, por
ser tan precaria su base, y estar tan desacreditado, no ofrece alguna
posibilidad que se vislumbre.
Por otra parte, el mundo, la humanidad, no pueden hoy creer que el descaro
tenga algún futuro a favor que no sea él mismo en su precariedad y en su
pozo.
Además, la geopolítica, con sus misiles, y la economía, con su rapiña, no
ofrecen otro horizonte, como para extender un crédito que no tenga las horas
contadas y el aire escaso.
Lo que conocemos hoy son los restos y el reflejo de un futuro que ya se
consumó, de un presente que alguna vez supo creer, e imaginar, acaso con
alguna ligereza.
Este presente, le dije a mi amigo, así como se ve, aún no tiene futuro; sólo
tiene semana que viene, o mes que viene, y techo bajo, muy bajo, piso
incierto, y no se sabe bien adónde va.
Al futuro de este presente, o del que venga, hay que inventarlo; y no sé, no
puedo saber, dadas las cosas, si será posible, o será creíble, en medio de
este viento oscuro.

Queda por inventar primero un presente, hoy o mañana, que pueda sostener en
sus horas una confianza, un brote, algún espejo. Mientras tanto, “es lo que
hay”, dicen algunos, y ya sin más.

*De Eduardo Dalter. eduardodalter@yahoo.com.ar
Temperley, agosto, 2011

ESTE PRESENTE AÚN NO TIENE FUTURO…

AQUEL TIEMPO*

*Por Jorge Isaías. jisaias46@yahoo.com.ar

En ese tiempo traslúcido yo me iba silbando con mi perro y mis tramperas,
mis boleadoras de plomo y mi honda matadora de pájaros.
Cuando escribo “en ese tiempo”, es como si no hubiese existido o
estuviera allí, esperándome, como una película detenida que espera el
accionar de la manivela para que todo vuelva a andar. Si bien los medios de
locomoción eran más primitivos con respecto al presente, y la vida más
sacrificada, y tal vez gracias a eso había más movimiento y más gente en
los negocios y en las calles, que, si no fabulo con el paso de los años, la
población era más numerosa. Pero no, no fabulo porque están los censos para
atestiguar el lento desgranamiento de numerosas familias que comenzaron a
migrar hace setenta años y hoy lo hacen con mayor premura, aunque no se van
las enteras familias sino la parte más joven y dinámicamente expectante del
pueblo. No obstante, a veces, se me van cruzando algunos nombres, fechas,
situaciones que hoy son el olvido y que resultaron interesantes en su
momento.
Sé que no conmuevo a nadie si escribo algunos nombres, pero alguien debe
hacerse cargo de ejercer una justicia melancólica, o un gesto reparador,
pese a los vientos de olvido y desolvido.
¿Quién se acuerda de Adrian Oscare, a quien apodaban “El Juez”, siendo que
no era sino un oscuro hombreador de bolsas de la Casa Arregui? ¿Y los
hermanos Aróstegui?, Vicente y Ricardo, eran “el Vasco grande” y “el Vasco
chico”, respectivamente.¿Y Faustino Brochero, apodado “Pancita”? ¿Y Cipriano
Carmen Herrera, el popular “Chocolate”? ¿Y Rosalino Mansilla, Raúl Cornelio
Arias, apodado “El Manco”, y su hermano Albino, negro como la noche, no
hacía honor a su nombre?. ¿Y Juan Amalio Herrera a quien todos llamaban “El
Chino”, y don Horacio Vega, y el “turco” Abraham Salí, a quien llamaban “El
turco sucio”, o a Francisco Alí, a quien decían “El turco Francisco”?
¿Y don Esteban Echeverría casado con doña Dolores Fino que vendía
chocolatines y helados en la puerta de la cancha?
Toda esta gente vivía en el pueblo antiguo y sus gestos estaban nimbados
como por una luz tan clara que casi siempre enceguecía, como el sol si se
mira muy de frente.
Los primeros diecisiete años de mi vida estuvieron absolutamente tiranizados
por una sola pasión excluyente: el fútbol. En el primer equipo que yo vi, el
primer equipo al que mi viejo me llevó a mirar como jugaban estaban aquellos
ídolos que hoy permanecen intactos en la memoria de los veteranos: Tin
Morón, arquerito heroico: en defensa Quique Moreno, Anselmo Vera, a que
llamábamos “Verita”, Juicho Becerro,”Tit” Gardella, Capobianco, “Tuto” Vega.
Y adelante: Morenito, Carbonin, Parabatti: Remigio Gramajo, el “Loco” Moreno
que se vendió en un clásico y como era ferroviario llamó ese domingo a la 11
de la mañana al club diciendo que había atropellado una vaca y estaba
detenido.
¡Las pasiones que producían en ese entonces los clásicos! Empezaban las
ansiedades y los pronósticos quince días antes y se comentaba una semana
después el terror de la circunstancia de una derrota o las mieles de un
triunfo. Todo el barrio “El Jazmín” participaba de los preparativos aunque
la emoción ese día tenía que ser agasajada. Doña Emilia Latini de Peralta
era nuestra vecina y consultaba a sus amistades, nobles señoras que se
fanatizaban por la camiseta roja y entre ellas hacían una cadena de
oraciones y en esos días el “Ramos Generales” del Cholo Belluschi
incrementaba la venta de velas y se concurría más a la Iglesia para
reforzar “in situ” las oraciones.
El reducido, el cuasi recoleto, pero visto a la distancia, el inmenso tiempo
de entonces era amplio como el mismo universo, en esas primeras emociones en
que todo se daba por amor a una camiseta, no importa si del barrio, o del
Club, a esas protoremeras a la cual le colgábamos unas chapas de gaseosas de
entonces a modo de distintivo o esas blancas, muy usadas que osábamos
pintarle una inscripción o un distintivo porque entre los agujeros que
ostentaba su uso auguraba un pronto pase al indecoroso destino del trapo de
piso o siquiera repasador que limpiaba la plancha de las cocinas económicas
ahítas de marlo o de leña seca esa que no hacía llorar los ojos de las
señoras de entonces. Sus lagrimales se preparaban para ser usados oyendo las
radionovelas ingenuas: “El paisano mala suerte” con Federico Fábrega y su
compañía que recorría los polvorientos caminos de entonces, donde los
pueblitos se colgaban en ese bordado asequible y lloroso en el hilo
sentimental y cuasi ingenuo a prueba de corazones sensibles.
Nosotros, en ese tiempo, habíamos armado un equipito aguerrido con el cual
competíamos en partidos de hacha y tiza con otros barrios de entonces.
Sin embargo, por más que recorro mi memoria quienes eran esos otros pibes
que con entusiasmo armaban sus propios cuadros para jugarnos un desafío, han
sido olvidados.
Sólo recuerdo como entusiasta “armador” de otros cuadros rivales al buenazo
de “Nenucho” Faravelli, a quien todavía suelo ver por las calles de esta
ciudad donde transcurrimos nuestro exilio de años. Sin embargo, hace poco le
hice esta misma pregunta.¿quienes jugaba con vos contra la barrita dura del
barrio “El Jazmín”?. Yo sólo recuerdo a Edgardo Tossini, le digo. Y él
siempre amable me dio alguna respuesta que no me satisfizo porque los que me
nombró eran muy chicos con respecto a nosotros. Hubo, lo digo amablemente,
un desacuerdo o un desacople entre su recuerdo y el mío, que al ser dos
subjetividades persiguiendo el retazo percudido de la memoria, es factible
que se pierdan en los vericuetos insomnes de la nada.

CHIMBOTE CANTA SOBRE RUINAS*
(1977)

Chimbote llora sobre su propia tumba.
Caos. Destrucción. Lamentos.
Nada está en su lugar.Nada.
Un dolor expectante. En las piedras, en el cielo,en el mar.
Han callado los niños y las voces.
El guanaco y el cedro. Las lunas y los soles.
Es hora de silencio bajo la tenue lámpara de niebla.
Chimbote llora, más no cae. Es de cholos la lucha.
Otras, más cruentas ha ganado.
Y recorre, las calles, las llanuras, los valles.
Las profundas quebradas de Santa Ana.
Nada ha cambiado . Nada.
He vencido otras muertes, otros exterminios.
Ha aprendido a hablar con las antiguas voces.
Voces de totorales, de garzas.
Las mismas rosas de algodón y cobre.
El Río Santa, fluye en sangre de seibo.
Alimenta la Cordillera blanca.
Ay de mí. Ya no puedo dudar.
Algo me dice que esta es otra prueba.
No cabe indecisión. Es el mismo mar. El mismo cielo.
Laten. Indoblegables látigos.
Mi corazón chimbote.
La paloma en su nido,
El delfín en el mar y en la cumbre el cóndor.
Y los hombres de América. Ah, los hombres.
Árbol americano, dicen. Árbol soy y soy ichu. Inextinguible
Inadvertido gigante canta en las roncas raíces de la tierra.
Roncas raíces que lloran y que cantan.
Chimbote llora y canta sobre su propia tumba.

*De Amelia Arellano. arellano.amelia@yahoo.com.ar

POBRE DEL CANTOR*

“…Yo me muero como viví”.
“El necio”, Silvio Rodríguez.

Pobre del cantor
que cantó a la verdad
y se arrepiente y miente.

Pobre del cantor
que se arrodilla y llora,
que se arrastra y lame.

Pobre del cantor
que se enriqueció
y volteó la espalda.

Pobre del ingrato
que olvida la historia
y olvida su origen.

*De Miguel Crispín Sotomayor. arcomar@cubarte.cult.cu
-Para La Jiribilla. 29 de agosto 2011.

JOSÉ MARTÍ*

*Por Luis Alfredo Duarte Herrera.
-FUENTE: XICóATL No 62

El 28 de enero del presente año se cumplen 150 años del nacimiento del
cubano José Martí. YAGE y XICóATL dedican este número a exaltar la memoria
de uno de los más grandes hijos de América, quien a pesar de su corta
existencia – truncada en uno de los episodios de la guerra por la
independencia de Cuba del dominio español – dejara uno de los más grandiosos
legados líricos, políticos y periodísticos de toda la historia
hispanoamericana.

Al echar una mirada general a las 12.500 páginas que componen los 27 tomos
de las obras completas de José Martí lo primero que reluce en sus escritos
es su profunda sensibilidad y humanismo, su febril inteligencia e
imaginación productoras de una interminable sucesión de conceptos, imágenes
y metáforas, expresados a veces con una simplicidad desbordante, a veces con
una complejidad exigente, pero en todo caso con una lucidez, un refinamiento
y una honestidad sin par en las letras americanas. En cada línea Martí va
dejando testimonio de su gran cultura y conocimiento en diversas áreas de la
ciencia y de la vida, de su gran admiración por los adelantos tecnológicos
de su época, de su respeto y fervor por los grandes hombres de la humanidad,
de su amor por la naturaleza.

Su discurso político o periodístico está siempre liado a un enaltecimiento
preponderante de la vida y de los grandes fines individuales y sociales, a
una preocupación constante por la educación y el bienestar de su pueblo, por
la libertad del hombre y de América. Sus versos son principalmente la
exaltación cultivada y sensible de todo el amor que un ser humano puede
tener por sí mismo, por sus semejantes y por todo cuanto lo rodea.

Tan fecunda es la obra de Martí que ningún hijo de América puede serlo de
verdad, sin haber bebido del límpido manantial de sus pensamientos y sin
haber ardido en el fuego purificador de sus ideales; porque a él le fue dada
la gracia tan esquiva de guardar y transmitir el gran espíritu libre que
vaga en las cumbres, las aguas, los bosques, los llanos y las selvas de
América; a él, el gran enamorado de la libertad y la justicia, de la
honestidad y el trabajo, del ser humano y de los pueblos americanos de habla
española.

MARTÍ, EL POLÍTICO

Es doloroso constatar que las condiciones políticas actuales de los
territorios americanos de habla española continuan mostrando esencialmente
las mismas características que en los tiempos de Martí. Nuestra América no
ha superado su condición servil como colonia, a la que fue relegada desde su
descubrimiento por parte de los europeos. Hoy la América Latina no es más la
criada del rey de España pero sí la sirvienta de Estados Unidos, estado que
mediante el uso de todo tipo de artimañas políticas e intervenciones
militares directas o indirectas, desde la primera mitad del siglo XIX
comenzó a manejar a su antojo el continente. Ya en 1835 promovió la
independencia de Texas del dominio español para luego anexársela. En 1847
invadió y desató una brutal guerra contra México, mediante la cual, al año
siguiente, logró apoderarse del 55% de su territorio(1).
El 20 de junio de 1898, cuando los cubanos estaban a punto ya de alcanzar su
independencia de España, las tropas estadounidenses invaden la isla durante
un período de cuatro años, lapso en el cual disuelve el partido creado por
Martí y el ejercito libertador, deja implantada una neocolonia e impone una
enmienda a la Constitución que le daba derecho a intervenir militarmente en
el país cuando le viniese en gana. Puerto Rico fue convertida en colonia.
Haití, República Dominicana, Guatemala, Nicaragua y otras naciones de
Centroamérica, inclusive México, fueron más de una vez intervenidas
militarmente por Estados Unidos. Igualmente propugnó la independencia de
Panamá de Colombia, con el propósito de apoderarse del canal interoceánico
el cual manejó y explotó económicamente hasta hace poco tiempo.
Mediante grandes inversiones, falaces democracias, golpes de estado,
gobiernos militares oprobiosos y serviles y mediante una creciente
injerencia política, económica, ideológica y cultural, Estados Unidos ha
manejado la América Latina a su antojo, especialmente después de la segunda
guerra mundial.
Los 200 millones de pobres forjados con la transplantación de sistemas de
valores, de propiedad, de educación, de dominio, de estratificación social y
económica ajenos a Indoamérica – un continente tan inmensamente rico – son
una horrenda herida que contradice cualquier modernidad y humanismo, una
forma derivada de esclavitud que maltrata la condición humana y se está
constituyendo en factor esencial de la ignominia moral reinante, la falta de
valores propios y la destrucción de la naturaleza y el medio ambiente,
mediante esa interacción estrecha e intensiva que existe entre los
esclavistas y los esclavos de intereses preponderantemente económicos.

La libertad no puede ser fecunda para los pueblos que tienen la frente
manchada de sangre (2), sentaba como premisa Martí; también que No ha de ser
respetada voluntad que comprime otra voluntad (3) … Patria es algo más que
opresión, algo más que pedazos de terreno sin libertad y sin vida, algo más
que derecho de posesión a la fuerza. Patria es comunidad de intereses,
unidad de tradiciones, unidad de fines, fusión dulcísima y consoladora de
amores y esperanzas … Imponerse es de tiranos. Oprimir es de infames (4),
escribía Martí con motivo de la proclamación de la primera República
Española.

Muchos y muy profundos son los legados del pensamiento político de José
Martí para los hijos de América: el alimenta a cada instante el concepto de
libertad como supremo valor ético, como premisa de vida individual y social
imprescindible, como eje de la práctica cotidiana; alimenta el concepto de
igualdad entre los hombres y se identifica con las luchas de los
trabajadores; propugna por una sociedad libre de cualquier esclavitud, sin
odios de razas. Martí nos enseña que el problema de la independencia no es
el cambio de formas sino el cambio de espíritu, Martí nos reclama y nos
recalca una educación en el espíritu de nuestros pueblos (5), Martí nos
regala su comprensión profunda sobre el gran peligro que Estados Unidos
constituye para la libertad y el progreso de las naciones latinoamericanas:
De nuestra sociología se sabe poco, y de esas leyes, tan precisas como esta
otra: los pueblos de América son más libres y prósperos a medida que más se
apartan de los Estados Unidos (6).

En los tiempos de Martí, Estados Unidos lanzó un convite para la creación de
algo similar al ALCA (Alianza de Libre Comercio Americano) que con lujo de
prisas intenta imponer hoy en el continente.
Jamas hubo en América, de la independencia acá, asunto que requiera más
sensatez, ni obligue a más vigilancia, ni pida examen más claro y minucioso,
que el convite que los Estados Unidos potentes, repletos de productos
invendibles y determinados a extender sus dominios en América, hacen a las
naciones americanas de menos poder, ligadas por el comercio libre y útil con
los pueblos europeos, para ajustar una liga contra Europa, y cerrar tratos
con el resto del mundo (7).
Los peligros no se han de ver cuando se les tiene encima, sino cuando se los
puede evitar. Lo primero en política, es aclarar y prever. Sólo una
respuesta unánime y viril … puede libertar de una vez a los pueblos
españoles de América de la inquietud y perturbación, fatales en su hora de
desarrollo … (de) la política secular y confesa de predominio de un vecino
pujante y ambicioso, que no los ha querido fomentar jamás, ni se ha dirigido
a ellos sino para impedir su extensión, como en Panamá, o apoderarse de su
territorio, como en México, Nicaragua, Santo Domingo, Haití y Cuba, o para
cortar por la intimidación sus tratos con el resto del universo, como en
Colombia, o para obligarlos, como ahora, a comprar lo que no puede vender, y
confederarse para su dominio … un pueblo que comienza a mirar como
privilegio suyo la libertad, que es aspiración universal y perenne del
hombre, y a invocarla para privar a los pueblos de ella (8).

MARTÍ, EL POETA

A muy pocos políticos en América les ha sido concedida una pluma tan
poética, emocionante, apasionada, brillante y profunda; a su vez, pocos
poetas han poseído la capacidad política y de convencimiento, la lucidez de
Martí, tanto en la expresión como en la acción. El secreto de su talento
tanto político como literario, así lo creo yo, fue la exploración del amor y
la verdad en sus más elevadas dimensiones posibles. En Martí el discurso
político y periodístico posee un tono que enardece y convence y la clave de
su magia es un tono lírico, natural, sencillo y magistral, cargado de unos
niveles de espiritualidad tan altos que eleva las mentes – desde las más
burdas hasta las más exquisitas – a grados inexplorados de reflexión y gozo
intelectual.
De otro lado sus versos son una elevada articulación de la mejor
sensibilidad, la poesía de Martí nace del ser humano y vuelve a él cargada
de meditaciones y verdades, es una expresión depurada de los sentimientos y
anhelos humanos más profundos. La poesía de Martí parte de la naturaleza y
retorna a ella, sus versos se adentran en sus misterios, en su sabiduría, en
sus olores, sabores y colores. Martí reclama y proclama la emancipación
latinoamericana, no sólo política sino también cultural; para ello aporta
una de las obras poéticas mas valiosas y ejemplares para todo aquel que se
sienta vibrar en su alma esa conjunción compleja que brota del suelo
americano y de los múltiples apareamientos humanos y culturales que en él se
han producido. El arte por el arte no es para Martí, para él arte es una
mezcla justa de contenido profundo y refinamiento, una amalgama de amor,
belleza y sentimiento expresado mediante una estética iluminada.

EPÍLOGO

Creo que Gabriela Mistral no exageraba al decir que José Martí era el hombre
más puro de la raza. Y tal afirmación vale tanto para sus virtudes como para
sus defectos. Sus virtudes se destilan como un torrente límpido a través de
toda su obra literaria, de su vida ejemplar entregada a alcanzar la libertad
de Cuba y defender la libertad de la América Latina. Su mayor defecto, en mi
concepto, haber sido también marcado por la savia violenta que mancha toda
la historia de occidente sin haberla podido superar, lo cual lo llevó a
perder su vida en la guerra cuando apenas tenía 42 años de edad. A Martí, a
pesar de su conocimiento profundo de todo lo mejor que brota de en nuestra
tierra americana, no le fue concedida la gracia de poder experimentar y
practicar la espiritualidad pacifista de muchas de nuestras antiguas
comunidades indígenas, acosado como estuvo por circunstancias históricas de
una terrible violencia e injusticia. A veces al leer cualquier uno de los
escritos de Martí, tan cargados como están de una profunda espiritualidad,
me entra la inquietud sobre cuáles reflexiones le hubiesen inspirado las
enseñanzas políticas, éticas y religiosas de Mahatma Gandhi, ese gran lider
cuyo pensamiento está tan ligado a un algo que presiento también como
profundamente nuestro. Entonces recuerdo aquella sentencia iluminadora de
Martí La libertad no puede ser fecunda para los pueblos que tienen la frente
manchada de sangre la cual me confirma la comunión existente entre estos dos
grandes maestros.

Notas: (1) Datos tomados del discurso pronunciado con motivo del Día
Internacional de los Trabajadores por el presidente Fidel Castro el 1. de
mayo del 2001, publicado en la Revista Casa de las Américas # 223,
abril-junio 2001, La Habana, Cuba, pág. 23 y ss.
(2) En La República Española ante la Revolución Cubana, publicado en 1873 en
forma de folletín en Madrid. Todas las citas textuales de este trabajo han
sido tomadas de la “Edición Digital de las Obras Completas de José Martí”,
publicado por el Centro de Estudios Martianos, Calzada 807 esq. A 4, Vedado,
CP 10400 La Habana, e-mail: amarti@cubarte.cult.cu Tel. (++537) 55 22 97
Fax: (++537) 33 37 21.
(3) Ibidem.
(4) Ibidem.
(5) Conocer el país, y gobernarlo conforme al conocimiento, es el único modo
de librarlo de tiranías. La universidad europea ha de ceder a la universidad
americana. La historia de América, de los incas acá, ha de enseñarse al
dedillo, aunque no se enseñe la de los arcontes de Grecia. Nuestra Grecia es
preferible a la Grecia que no es nuestra. Nos es más necesaria. Los
políticos nacionales han de reemplazar a los políticos exóticos. Injértese
en nuestras repúblicas el mundo; pero el tronco ha de ser el de nuestras
repúblicas. En Nuestra América, publicado en El Partido Liberal, México, 30
de enero de 1891.
(6) En Las Guerras Civiles en Sudamérica, publicado en Patria, Nueva York,
22 de septiembre de 1884, ob. cit.
(7) En CONGRESO INTERNACIONAL DE WASHINGTON, su historia, sus elementos y
sus tendencias, publicado en La Nación de Buenos Aires el 19 y 20 de
diciembre de 1889. Ob. cit.
(8) En CONGRESO INTERNACIONAL DE WASHINGTON, su historia, sus elementos y
sus tendencias, publicado en La Nación de Buenos Aires el 19 y 20 de
diciembre de 1889. Ob. cit.

*Luis Alfredo DUARTE HERRERA.
(1 noviembre de 1958 – 27 agosto de 2010)

-Más textos en http://www.euroyage.org/es/luis-alfredo-duarte-herrera

Capturar la obra*

Desmalezo el arte cuando encuentro sus silencios,
cuando me acerco a sus límites,
cuando arribo al extremo de esa frontera
donde la materia se transmuta.

Sigue estando
aunque cambiada,
si pudiera conocer el cómo y el por qué,
alguna finalidad,
el sentido,
su dirección.

Algo en la obra se resiste a comunicarme
su significado,
ver lo uno en lo otro,
lo extranjero,
me acerco en puntas de pié y cuando más me acerco, mayor confución,
son sólo manchas,
el objeto resbala.

Cercano a los desbordes infranqueables de sus límites
el fuerte tiza de su color hispano,
el derrumbre herrumbre del espesor
se propasa,
la obra escapa a la clandestinidad.
¿Cómo representar lo irreal…
cuando lo que se ve no es exactamente lo que se ve?
Invisible subversión.

*De Juan Disante. disante.juan@gmail.com
http://www.juandisante.blogspot.com

*

Inventren Próxima estación: DUDIGNAC.

-Colaboraciones a inventivasocial@yahoo.com.ar

http://inventren.blogspot.com/

InventivaSocial
Plaza virtual de escritura

Para compartir escritos dirigirse a : inventivasocial(arroba)yahoo.com.ar
-por favor enviar en texto sin formato dentro del cuerpo del mail-
Editor responsable: Lic. Eduardo Francisco Coiro.

Blog: http://inventivasocial.blogspot.com/

Edición Mensual de Inventiva.
Para recibir mes a mes esta edición gratuita como boletín despachado por
Yahoo, enviar un correo en blanco a:
inventivaedicionmensual-subscribe@gruposyahoo.com.ar

INVENTREN
Un viaje por vías y estaciones abandonadas de Argentina.
Para viajar gratuitamente enviar un mail en blanco a:
inventren-subscribe@gruposyahoo.com.ar

Inventiva Social publica colaboraciones bajo un principio de intercambio: la
libertad de escribir y leer a cambio de la libertad de publicar o no cada
escrito. los escritos recibidos no tienen fecha cierta de publicación, y se
editan bajo ejes temáticos creados por el editor.

Las opiniones firmadas son responsabilidad de los autores y su publicación
en Inventiva Social no implica refrendar dichos, datos ni juicios de valor
emitidos.

La protección de los derechos de autor, o resguardo del copyrigt de cada
obra queda a cargo de cada autor.

Inventiva social recopila y edita para su difusión virtual textos literarias
que cada colaborador desea compartir.
Inventiva Social no puede asegurar la originalidad ni autoria de obras
recibidas.

Respuesta a preguntas frecuentes

Que es Inventiva Social ?
Una publicación virtual editada con cooperación de escritores y lectores.

Cuales son sus contenidos ?
Inventiva Social relaciona en ediciones cotidianas contenidos literarios y
noticias que se publican en los medios de comunicación.

Cuales son los ejes de la propuesta?
Proponer el intercambio sensible desde la literatura.
Sostener la difusión de ideas para pensar sin manipulación.

Es gratuito publicar ?
En inventiva social no se cobra ni se paga por escribir. La publicación de
cada escrito es un intercambio de libertades entre escritor y editor. cada
escritor envia los trabajos que desea compartir sin limitaciones de estilo
ni formato.

Cómo se sostiene la actividad de Inventiva Social ?
Sus socios lectores remuneran con el pago de una cuota anual el tiempo de
trabajo del editor.

Cómo ayudar a la tarea de Inventiva Social?
Difundiendo boca a boca (o mail a mail ) este espacio de cooperación y sus
propuestas de escritura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s